Los estiramientos (o stretching) son el puente entre la vida sedentaria y la activa. Gracias a ellos podemos mantener los músculos flexibles y prepararlos para el movimiento.

 

Son técnicas basadas en el incremento de la movilidad utilizando la elongación de los músculos acortados y de los tejidos conectivos adyacentes, los tendones.

Sus beneficios son para evitar lesiones comunes, como tirones musculares, torceduras, tendinitis, molestias en las articulaciones, etc…

También nos pueden ayudar en problemas como la fascitis, síndrome del túnel carpiano, gases, insomnio, menstruación, ciática, estrés, dolor de cabeza, dolor de espalda.

La finalidad es reducir la tensión muscular y relajar el cuerpo.

Además mejoraremos la coordinación de movimientos y el conocimiento del cuerpo.

Son muy importantes para la circulación y la oxigenación del músculo y por lo tanto su recuperación; estirar después del ejercicio previene el endurecimiento muscular.

Y no menos importante, nos producen una sensación agradable.

 

Los tipos de estiramientos que empleamos en Bodyconfort son:

 

  1. Activos: en reposo, se trata de contraer el músculo antagonista y de esta forma estiramos el que queremos trabajar.
  2. Pasivos: con nuestra ayuda, ejercemos una fuerza externa para ampliar la amplitud de estiramiento hasta la tensión. Pueden ser el siguiente paso de los anteriores; siendo activoasistidos.
  3. Balísticos: son un tipo de estiramiento dinámico en el que se estira dando impulsos al músculo de forma rápida y con rebotes.
  4. Isométricos: consisten en hacer fuerza en contra del estiramiento.
  5. PNF (facilitación neuromusuclar propioceptiva): se trata de combinar un estiramiento estático, con una contracción isométrica resistida, relajar, y ganar rango de movimiento.

Búsqueda

Facebook

Comentarios recientes

    Archivos

    Categorías

    • No hay categorías