Hasta hace muy poco, el cupping therapy, o comúnmente conocido como terapia con ventosas, era una técnica de intervención terapéutica bastante desconocida por todos. Sin embargo, tras los juegos olímpicos de Río 2016, todos nos preguntamos que son esas marcas con las que salían algunos deportistas a competir en la espalda.

Esta técnica pertenece a la medicina tradicional china, por lo que su uso tiene lugar desde hace miles de años.

El principio básico es la aplicación de una ventosa sobre la piel, a la cual vamos a provocar un efecto de vacío, con el fin de mejorar la vascularización local de la zona, permitiendo así un mayor flujo de oxígeno y nutrientes y una mayor retirada de catabolitos y sustancias de desecho. Todo esto tendrá un efecto desintoxicante y depurativo sobre el organismo. Además, produce una liberación miofascial, mejorando el deslizamiento intertisular.

Entonces, obtendremos su efecto más importante que es la acción analgésica y por lo tanto reducción del dolor.

El principal efecto secundario es un heritema local, controlado por el tiempo de aplicación, que su límite suele ser de diez minutos.

En Bodyconfort usamos esta técnica como una herramienta más en las patologías musculoesqueléticas que creamos convenientes, a más del tratamiento principal que requieran.

Búsqueda

Facebook

Comentarios recientes

    Archivos

    Categorías

    • No hay categorías